La UE prohibirá la venta de nuevos coches diésel, de gasolina e híbridos desde 2035

La UE prohibirá la venta de nuevos coches diésel, de gasolina e híbridos desde 2035

En el caso de la legislación española a través del borrador más reciente sobre la nueva ley de cambio climático, éste fijaba el año 2040 como el año del veto a la venta de turismos y furgonetas con motor de combustión.

La Comisión Europea ha llegado a un acuerdo y ha lanzado un impactante mensaje a la sociedad y, en particular a la industria de la automoción, al prohibir a partir del año 2035 la venta legal en territorio europeo de turismos y furgonetas nuevos con motor de combustión, lo que implica que para ese año ya no se podrán comprar como vehículos nuevos los vehículos citados impulsados con motores de gasolina, diésel, híbridos o los denominados de tipo bi-fuel, capaces de funcionar indistintamente con gasolina o con algún tipo de gas, ya sea GNC (gas natural comprimido), GLP (gas licuado de petróleo) o GNV (Gas Natural Vehicular).

Según las informaciones publicadas por las propias fuentes europeas, para que los fabricantes y los diferentes gobiernos se adapten a la nueva transición se incluye un fondo presupuestario de 72.000 millones de euros, aunque la propia Comisión ha señalado que se ha de realizar un ingente esfuerzo conjunto tanto de los propios ejecutivos de cada país como del propio capital privado (de las empresas).

En el caso de la legislación española a través del borrador más reciente sobre la nueva ley de cambio climático, éste fijaba el año 2040 como el año del veto a la venta de turismos y furgonetas con motor de combustión. Además del citado veto, Europa también se quiere convertir en todo un símbolo mundial en la lucha contra el cambio climático, al pretender aplicar en los próximos años políticas y leyes aún más restrictivas y drásticas con la reducción de las emisiones de efecto invernadero durante los próximos cinco-diez años.

De hecho, nuestro continente ha sido el primero en el mundo en fijarse como ambicioso objetivo ser neutral en emisiones (cero emisiones) para el año 2050.

Para conseguirlo, ya se ha dado vida a un macroplan bautizado oficialmente como Fit for 50 (en forma para el año 2050, en su traducción del inglés al castellano). En este plan, también se va a realizar una apuesta ingente por las energías renovables (el objetivo es alcanzar el 40% de cuota en 2030), el cumplimiento obligatorio (y sancionador para quien no lo cumpla) de unos objetivos de eficiencia energética y el endurecimiento de las condiciones del mercado de emisiones para elevar el precio de la tonelada de CO2.

Por otro lado, el macroplan Fit for 50 también obligará al sector del transporte y al de la vivienda a entrar en su propio mercado de emisiones.

La economía de los combustibles fósiles ha llegado a sus límites”, ha afirmado la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, tras la aprobación y la publicación de todas las nuevas medidas legislativas a cumplir por los territorios de la UE en los próximos años. “Queremos dejar a la próxima generación un planeta saludable y también buenos empleos y un crecimiento que no dañe a la naturaleza, ha sentenciado Ursula von der Leyen.

En los próximos meses, la Comisión y el Parlamento Europeos tendrán que negociar con los gobiernos de los Veintisiete las medidas definitivas a aplicar para llevar a cabo y hacer realidad los objetivos de obligado cumplimiento del macroplan. Tras las negociaciones, cada uno de los países tendrá que actualizar y ajustar sus nuevas políticas y planes relacionados con el Transporte y el Medio Ambiente.

PUBLICIDAD

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!